La Fiesta

25 abril, 2015 at 12:58

El discurso de bodas en situaciones familiares particulares

El casamiento es un momento muy feliz que puede ser ensombrecido por algunas situaciones familiares particulares. Las mismas tienden a manifestarse durante el discurso de bodas, y pueden crear situaciones incómodas para los novios, y familiares. Hay que recordar que después de todo, son situaciones muy humanas, y la clave es conocer la situación real para no hacer comentarios bienintencionados, que caigan mal. A continuación nombraremos algunos escenarios comunes.

Segundas nupcias

Es posible que alguno de los recién casados, o ambos, estén contrayendo nupcias por segunda vez. Teniendo en cuenta los índices de divorcios esto es muy común. Por eso, hay algunas frases hechas y tradicionales que es mejor evitar.

Hablar de que el amor es para siempre, puede no ser la frese más adecuada para esta ocasión. Apela a un discurso de bodas, que hable del Amor en forma universal.

Ausencia de Padres

Es posible que alguno de los padres de los novios no esté presente por alguna razón. La más común es el fallecimiento. También puede suceder que haya problema familiar de características delicadas.

En el primer caso, se puede dedicar un momento a la memoria de este ser querido que ya no está. Y no más que eso. Es un error nombrarlo con frecuencia para causar desazón.

En el segundo caso, sencillamente no hay que nombrar el asunto. Cualquiera que sea la situación, es una cuestión a la que no hay que referirse abiertamente en un brindis.

Brindis conjuntos de los novios

A veces son los mismos novios quienes hacen un brindis de forma conjunta, para hacer un discurso de bodas que represente a toda la familia. También es una manera de controlar situaciones familiares particulares. El ideal es que sea sencillo, que no repitan los temas y que no se extienda demasiado.

Fuente de la imagen: http://www.octaviosolorzano.com/wp-content/uploads/2011/11/boda-playa-la-manzanilla-23.jpg

Comments are closed.